Aunque el objetivo prioritario de la Ley de Ordenación de la Edificación es regular el proceso de la edificación de forma genérica, en mi opinión, esta ley le viene al pelo a todos aquéllos que se compran un piso, una casita o, en cualquier caso, una vivienda.

Ley de Ordenación de la Edificación

Desde el momento en el que, en esta ley se establece quiénes son los agentes en el proceso de la edificación, se aplica, perfectamente, para el caso de los autopromotores (ya que un autopromotor es un promotor con ciertas particularidades).

Que muchas veces un autopromotor se cree que puede pedir responsabilidades al constructor y resulta que el autopromotor ha sido el primero en no cumplir la ley. Con lo que ha pisoteado sus propios derechos.

Sin embargo, en el caso de los autoconstructores, no veo que esta ley les pueda servir de ayuda o de guía durante el proceso de construcción de su edificación-casa  ya que el autopromotor es además el constructor y eso hace que aplicar esta ley no tenga ningún sentido.

En la Ley de Ordenación de la Edificación se explica qué se entiende por “edificación” y quiénes son los agentes implicados en el proceso de su construcción.

También establece las responsabilidades que se le pueden pedir a cada uno de los agentes y cómo y cuándo se han de solicitar las Garantías correspondientes.

En este punto sólo quiero hacer mención a que, el 99,9% de los autopromotores se cargan la Garantía de su Casa por un puro-desconocimiento de esta ley.

En la que también se habla de los seguros que ha de tener todo aquél que edifica (promotor incluido).

Decía que, como nuestra santa-constitución en su artículo 47 dice que todos los españoles tenemos derecho a una vivienda-digna, pues para garantizar esto se saca esta ley y así nadie puede decir que en este país no se protege a los que compran una vivienda.

La ley toca más asuntos, pero los que a mí me interesa tratar son éstos de los que hablo un poquito más en el vídeo, ya que son los que debe conocer un autopromotor que se va a hacer la Casa.

La mayoría se mueven a ciegas y por intuición durante todo el proceso de hacerse la Casa. Y cuando las cosas ocurren…

Antes de leer esta ley, cambia el chip

En una ocasión tuve a un autopromotor que iba los fines de semana a la obra y cuando veía que le habían hecho algo que no era de su gusto, directamente, se ponía de mala-leche y lo demolía a martillazos.

Cuando le dije que eso no debía hacerlo así me contestó:

la obra es mía, la pago yo y puedo hacer lo que quiera con ella.

Éste era un autopromotor que desconocía esta ley y que pudo salir muy mal-parado si el constructor estuviese más informado (que no era el caso).

Claro que para sacarle partido a esta ley (siendo autopromotor) hay que hacer un pequeño cambio de chip en la cabeza. Pequeño.

Un cambio que consiste, básicamente, en tener claro que una persona que se hace la Casa se asemeja a lo que en la ley se llama “Promotor”.

No eres un comprador-dueño de vivienda. Eres un Promotor.

Sólo siendo Promotor, podrás aplicar esta ley y sacarle partido a tu relación con el Constructor (del que también se habla en la ley).

Y sabrás qué obligaciones tienes por ley (que las tienes).

Qué le puedes exigir al constructor ( y qué no-puedes exigir). Y cómo y cuándo hacerlo.

La mayoría de constructores ya se han puesto las pilas con esto, y pagan sus seguros y sus cosas. Pero los autopromotores, desde siempre, están muy desorientados.

Que conste que es normal desorientarse, porque habitualmente uno se hace la Casa una vez en la vida (o dos, como mucho). Y esa circunstancia lleva implícita una inexperiencia-total que hace que pagues el-pato por pura ignorancia.

Pero la Ignorancia de unaa ley no es  motivo suficiente para que te libres de cumplirla.

Y uno de los errores más frecuentes de los autopromotores es que, pensando en ahorrarse dinero, pues compran ellos mismos los materiales de la obra, con lo que, se están cargando la garantía de su Casa igual que si se comprasen un ordenador Mac de Apple y lo abriesen para ponerle un disco duro que ellos han comprado por su cuenta.

Adiós garantía de Apple!. Eso lo entiende cualquiera ¿no?

Y ahora dale al Play

En el vídeo le doy un vistazo-rápido a la ley y te voy haciendo algunas observaciones-rapiditas de mucho interés si eres un autopromotor que se quiere hacer la Casa.

Si te interesa saber cómo puedes utilizar la Ley de Ordenación de la Edificación para tener una obra más llevadera y que no te pillen con los deberes sin hacer, entonces mi programa Combatir los Sobrecostes en las Obras de Construcción de tu Casa te va a interesar.

Para tener más noticias te puedes apuntar en la lista de notificación preferente de mi programa CLICANDO AQUÍ.