Pensabas que lo de Diseñar tu Casa iba a ser una tarea relajante y divertida.

Y te pusiste a ello con entusiasmo.

Desde que decidiste hacerte la casa, aparte de preocuparte de dónde sacar el dinero que te va a costar, lo que más deseabas era ponerte con el Diseño.

… Que si un porche grandecito para poder comer fuera.

… Que sea facilita de limpiar.

… Que te entre en el presupuesto que tienes.

… Que consuma poco en calefacción.

… Que sea una casa modernita.

… Que el proyecto sea barato.

Y ahora que te puedes poner con el Diseño, resulta que te das cuenta de que la cosa no es tan fácil como parece.

Porque no sabes cómo hacerlo.

En realidad … ¡no sabes ni por dónde empezar!

diseñar tu casa

he tomado prestada la foto de http://www.jotdown.es/2011/08/frank-o-gehry-y-el-one-hit-wonder-de-la-arquitectura-contemporanea/

Te has puesto a mirar revistas de casas-bonitas y has pasado un buen-rato, de relax, alegrando la vista pero… casi te has quedado como estabas al principio.

Y eso que has visto unas cuantas casas-bonitas que te podrían servir.

Pero no sabes cuál sería la que mejor te iría a ti… Lo que tiene una, no lo tiene la otra…

Además, te gustan casas muy diferentes entre sí,

¿cómo demonios vas a llegar a definir la tuya ante tanta disparidad de criterios?

Empiezas a adivinar que esto de llegar al Diseño idóneo de tu Casa no es la tarea fácil (y gratificante) que parecía a simple vista…

Y te empiezas a poner nervioso…

Las dudas te asaltan.

No me extraña.

Porque te estás empezando a dar cuenta de que

¿Estás seguro de que se puede construir ESO que estás dibujando?

Y te pones todavía más nervioso cuando oyes aquello de

“ …dibujar es fácil, como del papel no se cae nada…”

¡Con lo que a ti te está costando dibujar!

Sabes que el Diseño de tu casa, va a repercutir en su aspecto visual, sí.

Pero …

¿Te imaginas qué ocurriría si por culpa de un mal-diseño de fachada llegases a tener unas ventanas que te meten agua? [caso-real]

¿Te imaginas qué ocurriría si por construir con un mal-diseño el cargadero de la entrada de tu casa, se te llenase la pared de grietas? [caso-real]

LO QUE LE PASABA A UN ARQUITECTO

Cuando acabé Arquitectura Técnica, a finales de 1993, me iba por las tardes al estudio de un arquitecto que trabajaba cerca de donde yo vivía, a “colaborar” en sus obras.

En ese estudio le daban mucha importancia al Diseño.

Allí acudían, de vez en cuando escultores y pintores de la zona, y también otros arquitectos.

Comentábamos las publicaciones de referencia en la revista El Croquis, Arquitectura Viva, o la que fuese que nos parecía interesante para proponer discusiones más o menos teóricas y criticar ésta o aquélla tendencia que estaba surgiendo en otra parte del mundo.

Ya te imaginarás que el “ambiente” era muy “progre” y “bohemio”.

Yo me encontraba a gusto entre personas con “sensibilidad visual y estética afinada”. Y me iba para casa con sensación de “saber más”.

En los proyectos, el Diseño visual de la casa se trabajaba (y se discutía) mucho.

Pero eso no era suficiente ni de lejos (para resolver una obra en condiciones).

Luego hacían falta jornadas y jornadas (interminables) de trabajo en la obra para poder resolver todos los “imprevistos” que el Diseño imponía.

Del dinero que se malgastaba el cliente ya ni te hablo.

Obviamente, dejé de “colaborar” con ese estudio porque descubrí (a  mi pesar) que el aspecto estético-visual del Diseño es insuficiente para llegar a un buen resultado construido (aunque sí puede ser un buen punto de partida).

También empecé a intuir que la palabra “Diseño” tenía otras implicaciones que no sólo las meramente estético-visuales.

Y me alejé de ese estudio y de todo ese tipo de personas de “sensibilidad estético-visual afinada”.

Aunque me sigue gustando “cuidarme la vista”. Pero desde entonces procuro cuidarme, también, el corazón y el bolsillo.

Dicho de otro modo:

no me sirve de nada que quede un dibujo muy mono de una fachada estupendamente equilibrada, compensada y  serena si los materiales con los que se construyen no son los más apropiados para el tamaño que huecos que hay que dejar, o para el soleamiento que tendrá que soportar, etc.

No sé si me explico…  😉 

Ah! ¿Qué tú sólo estabas teniendo en cuenta el aspecto estético-visual del Diseño?

Pues déjame que te diga:

¡la estás cagando! (sorry por la expresión)

Así que, si ya estabas nervioso porque no sabías cómo empezar con esto del Diseño de tu Casa (para no pifiarla a lo grande), ahora estarás también “acojonadillo” porque piensas que si a un estudio de arquitectos le pasa esto que te he contado ¡qué será lo que no te pase a ti!

Y debes estarlo. No es para menos.

¿Quieres saber cuánto Dinero te costará hacerte la Casa?

Descárgate mi Plantilla y en menos de 15minutos

DESCUBRIRÁS:

>>  cuánto te valdrá construirte la Casa (aunque todavía no te la hayas diseñado)

>> cuánto deberías gastarte (como máximo) en comprar el terreno

>> cómo reajustarte para no salirte de tu presupuesto

... y Mucho-Más ...

Quiero cumplir con el Reglamento General de Protección de Datos, y por eso TE INFORMO:

Hidden Content

PERO TODAVÍA VOY A REMATARLA CON ALGO MÁS

Porque a los Grandes Arquitectos también les pasa lo mismo.

Esta semana me he encontrado en facebook con un tipo que me cae muy bien porque «siento» su arquitectura. Se trata de Frank Ghery.

diseñar tu casa

Hoy en día es un vejete de ochenta y tantos años. Pero yo empecé a conocer su trabajo en mis tiempos de insti (cuando me salía al kiosco de la esquina a comprar revistas ¿recuerdas?).

Este arquitecto americano hacía “edificaciones muy raras”. Hasta hace poco las ha estado haciendo. De hecho puede que todavía las haga (ahora no le sigo la pista).

En mis tiempos de insti, Ghery trabajaba el “deconstructivismo” (un teoría-suya de Diseño). Y aunque me gustaba la lógica de la teoría de Diseño con la que trabajaba, sin embargo, los resultados visuales-estéticos me gustaban más bien poco.

El caso es que el trabajo de este hombre recibía muuuuchas críticas porque llevaba su teoría de Diseño a límites provocadores y difícilmente soportables.

diseñar tu casa

Una de esas críticas que he escuchado (y leído) en infinidad de ocasiones es la de que diseñaba edificios que “no se podían construir”, o cuya construcción resultaba extremadamente dificultosa.

Y era cierto.

Sin ir más lejos, para el Museo Guggenheim de Bilbao tuvo que echar mano de software de la NASA, porque con los medios de expresión “tradicionales” no había manera de definir aquello.

¿Te imaginas cómo ha sido construirlo?

Te invito a que te leas uno de los libros que venden en la tienda del Guggenheim-Bilbao y veas cuánta desviación económica ha tenido la obra con respecto a lo previsto (no sé si todavía seguirán vendiendo el libro).

Indecente. Inmoral. Insostenible. Y todo lo “in-“ que se te ocurra.

Y aunque yo doy gracias por haber tenido la ocasión de disfrutar de su creación, reconozco que, si pienso en los dineros que se ha tragado, prefiero sentarme a disfrutar de las pinturas y esculturas de esos artistas con los que discutía en aquellos tiempos de discusiones bohemias y progres.

ASÍ QUE, QUERIDO AMIGO

Cuando abordes el Diseño de tu Casa, sólo te pido que seas consciente de lo que tienes entre-manos.

Que seas realista con tus posibilidades y con tus necesidades.

Para no acabar dibujando algo que no se puede construir.

Para no construir algo que luego tendrás que reparar.

Claro que, si a pesar de no encontrarte seguro, finalmente decides ponerte con el Diseño de tu Casa por tu cuenta y riesgo (y meterte en un callejón sin salida), al menos haz algo memorable y digno de admiración.

¿Serás capaz?

cómo comparar empresas constructoras

PLANTILLA PARA COMPARAR PRESUPUESTOS DE CONSTRUCTORAS

Descárgate mi Plantilla y podrás seleccionar el mejor Presupuesto

Quiero cumplir con el Reglamento General de Protección de Datos, y por eso TE INFORMO:

Hidden Content

ChusTobío

Arquitecto Técnico | Ingeniero de Edificación at AMA ARQUITECTURA
Trabajo con Autopromotores dispuestos a Combatir los Sobrecostes en las Obras de Construcción de su Casa. Creo que hacerse una Casa debería ser más asequible y trabajo a diario para conseguirlo.