Seleccionar página

primera noche

Me acuerdo como si fuera ayer.

Hacía mucho frío. El frío propio de una noche de enero, del año 2006. Fuera estaba helando. La noche era oscura, aunque se veían muchas estrellas en el cielo.

En casa el aire olía a nuevo. Y a frío.

SOMOS JÓVENES, PENSÉ

Nos habíamos ido a nuestra casa nueva, sin calefacción. 

Pero a mí me dolía la piel sólo con el roce del aire.

Andaba por casa con la nariz enrojecida y fría.

Pero feliz.

Estaba en mi Casa. La mía. La que era como yo quería (más o menos).

Mi marido ya se había ido a la cama. Y dormía. 

Yo no puedo dormir con tanto frío. Él lo soporta bien.

Mi hermano andaba por la casa con los mismos problemas que yo.

final de post1

MI SALVACIÓN

Esa tarde, me habían llevado a casa una estufa de leña de fundición, de la marca HERGOM. Y como ya la habíamos conectado a la chimenea, la encendimos.

Buaaah!!…. qué gusto!!

El olor a leña quemada. El calorcito agradable.

Sólo teníamos un sofá en toda la casa y lo había puesto en mi estudio, en la planta alta, en donde tenía todos los libros de lectura.

Pero esa noche lo necesitaba al lado del fuego.

Pues dicho y hecho.

Entre los dos que andábamos zombies muertos de frío por la casa, nos cargamos el sofá a las espaldas y lo bajamos para donde la estufa.

Me senté en el sofá, me enrollé en una manta y a mirar el fuego, que me hipnotizaba.

No había mayor gusto que el de ese momento.

O quizá, lo que me hipnotizaba era el calorcito agradable que me daba en la cara y en los ojos.

No lo sé.

Levanté la persiana del ventanal y fuera se veía todo en calma. Oscuro. Una noche tranquila. Nada se movía.

Qué gustazo ver que yo estaba allí, en medio de toda aquella naturaleza, a salvo, calentita, con mi fuego, mi olor a leña.

Mi hermano se subió a dormir.

Los olores me inundaban. Todo era nuevo para mí. Y agradable.

ESA NOCHE EMPEZÓ MI REENCUENTRO

Empecé a comprender por qué a la Naturaleza hay que respetarla. Y temerla, en su justa medida. Porque Ella es Grande. Yo a su lado soy poca cosa.

Hoy te cuento cómo fue mi primera noche en mi Casa nueva, porque fue una de las experiencias más gratificantes que he tenido en mi Vida.

Y Tú,

¿te acuerdas cómo fue tu primera noche en tu Casa nueva?

¿fue inolvidable?, ¿por qué?

AHORA HAZME UNA SEÑAL

Para que yo sepa que estás ahí.

Dime si este artículo te ha resultado útil, porque LO QUE MÁS ME AYUDA ES CONOCER TU OPINIÓN, saber lo que piensas.

Si la pones en los comentarios, iremos haciendo “familia”, y nos sentiremos todos más arropados y más seguros en nuestra vida diaria.

Si no me escribes, lo siguiente que me viene bien es QUE LO COMPARTAS ENTRE TU GENTE. Eso es la leche!. Cuando alguno de vosotros me comparte algo, las visitas a la web se disparan. Y !da gusto verlo!.

Además, que ya sabes, a mí me haces un favor, y seguro que a ti te viene de vuelta, porque

Pero si eres un poco “cagaíllo” (como yo, que cuando comento, lo hago en blogs que llevo leyendo meses… ? , pues he ideado un sistema para tímidos, que es el de VALORAR CON LAS ESTRELLAS. 

Ya sabes. Una estrella si te ha gustado poco y 5* si el artículo te mola mogollón. Así me estás diciendo: “oye, que esto me gusta”. Y yo sabré de qué tengo que seguir hablando.

Aunque si me lees asiduamente, creo que TE CONVIENE SUSCRIBIRTE A MI BLOG.

Porque voy a sacar muchas novedades que van a tener precio. Y si eres de los míos, voy a darte ventajas exclusivas, muchos recursos e ideas que habitualmente costarían mucho dinero en cualquier estudio de arquitectos. Así que, insisto, TE RECOMIENDO SUSCRIBIRTE A MI LISTA.

Venga! para-muestra-un-botón, aquí te dejo MI PRIMER REGALO.

Y no te olvides de decirme,

¿te acuerdas cómo fue tu primera noche en tu Casa nueva?