Seleccionar página

Este post va de personas normales.  

Seguro que lo que te voy a contar podría pasarte a Ti.

O puede que ya te haya pasado.

Tú dirás.

conseguir presupuesto para las obras de tu Casa

A VER SI TE SUENA ALGO DE ESTO

*********************************************************************************** 

JUAN: Hola! Ya hacía tiempo que no te veía! Qué tal estais?

Me ha dicho mi mujer que os vais a hacer una casa en la zona de la playa, es así?

PABLO: Síiiiiii, lo estamos deseando. En dos años estaremos viendo la playa a tooooodas horas!

JUAN: Buah! Qué envidia me dais!

PABLO: No te preocupes!, que luego ya os invitaremos a cenar en casa!

JUAN: Estupendo! Qué bien!…

…Oye mira, ¿y quién os la va a construir?

PABLO: Pues la “empresa equis” , que parece una  empresa seria. Además, mi mujer conoce al dueño y parece que es una excelente persona.

JUAN: ¡qué suerte que teneis! Si yo conociese a alguien así, quizá podría convencer a mi mujer para meternos en obras.

*********************************************************************************** 

¿Te suena?

Es una de tantas conversaciones que tienen lugar, con mucha frecuencia, entre dos buenos amigos, que no se ven desde hace un tiempo.

Uno de ellos se va a hacer una casa y le cuenta al otro, a grandes rasgos, cuáles han sido sus criterios a la hora de escoger a la empresa constructora que se la va a construir.

Esos criterios son:

  • La empresa “parece seria”
  • El dueño de la empresa “es una excelente persona”

Y aunque estos criterios son muy válidos, si yo estuviese en esa conversación preguntaría:

¿y qué hay de tu Obra? ¿esa empresa te ha hecho una propuesta interesante?

 Sin embargo, la conversación continúa así,

*********************************************************************************** 

JUAN: Oye, y si no es mucho preguntar, ¿por cuánto os va a hacer la casa?

PABLO: El presupuesto que nos ha dado es de 160mil euros. Es el más barato de todos los que pedimos. Le pedimos precio a veinte empresas constructoras, pero sólo nos contestaron doce. Y el de este señor es el más barato.

Cuando me encontré con tantos presupuestos y con tanta cantidad de información estuve a punto de volverme loco. Casi tres meses me llevó revisarlos todos, detalle a detalle.

JUAN: Puf! Vaya trabajazo que te has dado!

PABLO: Pues sí. Fui revisando precio a precio. Anotándolo todo para poder comparar. ¡Es un trabajo muy laborioso! Y acabé con la cabeza hecha un lío. Emborrachado de datos y bloqueado para poder tomar una decisión. ¡Acabé agotado!

Pero teníamos de decidir. Porque me había demorado mucho tiempo revisándolos todos.

¿Te puedes creer que entre el presupuesto más barato y el más caro había más de 100mil euros de diferencia?.

JUAN: ¡Alucinante!

PABLO: Y aún así, con esta empresa que hemos seleccionado, todavía me faltan muchos puntos que concretar y muchos datos que aclarar y que  no entiendo.

Pero ya me da pereza volver a hablar con el constructor, porque me va a empezar con sus líos y me va a llevar a su terreno.

Y para no discutir con mi mujer, le voy a tener que dar la razón… ¡y no quiero!…. porque se va a pensar que puede hacer lo que le dé la gana… Además, quería que me bajara algo el precio.

JUAN: Puf! Pues vaya tarea que tienes por delante! Y eso que todavía no habeis empezado con las obras…  A ver si al final os va a hacer la casa que él quiere…, y no la que quereis vosotros… ¡Ten cuidado!

*********************************************************************************** 

Como ves, Pablo lleva unos tres meses con los presupuestos que ha recibido, encima de la mesa. “Revisándolos”.

Es consciente  de que le cuesta digerir tanta información y de que no tiene herramientas para hacerlo.

Es consciente de que, con los medios de que él dispone, no sabe extraer las conclusiones que necesita para poder afrontar una conversación con el constructor escogido, y proponerle las mejoras que desea para su obra.

Es consciente de que no tiene argumentos de peso con los que rebatir determinadas partes del presupuesto que pretende mejorar.

Se siente Sólo.

Y Cansado.

Sabe que en esas condiciones no puede tomar su mejor Decisión.

No se encuentra capaz de seleccionar la empresa constructora ganadora que le haga la mejor propuesta para las obras de su Casa.

Porque lo suyo no son las Obras.

escoger constructor

¿No te ha pasado en algún momento de tu Vida-Tranquila, que te has visto obligado a tomar decisiones sobre algo que a priori no te afecta?

Intentas olvidarlo, y “pasar de eso”, pero te das cuenta de que si no haces algo para tomar parte y decidir, la Tranquilidad de tu Vida se va a ver seriamente afectada. Y vivirás peor.

¿Nunca te ha pasado?

A mí me ocurre con mi salud.

Siempre que me pasa “algo nuevo” que perturba mi bienestar, primero me llama la atención, pero como no sé arreglarlo, lo siguiente que hago es no darle mayor importancia.

Pasan los días, y ese “algo nuevo” se transforma en algo más prominente, o más evidente y más grande.

Y mi vida diaria se empieza a ver trastocada (a peor). Me empiezo a inquietar.

Hasta que me decido a ir al médico a preguntarle ¿esto qué es?, ¿y por qué se produce?.

A partir de ahí, empiezan a venir las respuestas y mis investigaciones empiezan a coger rumbos más fructíferos. Hasta que doy con el remedio adecuado. Y todo vuelve a estar bien.

En definitiva. Ante nuevos Retos en nuestra Vida, necesitamos ayuda. Ayuda profesional que nos oriente.

Éste ha sido el motivo por el que me he animado a producir un Curso para Novatos que quieren aprender a COMPARAR PRESUPUESTOS DE EMPRESAS CONSTRUCTORAS.

Para que no vayas al sitio equivocado a pedir ayuda.

Para que seas Tú-Mismo el que haces.

Para que te equivoques lo menos posible y para que aprendas lo máximo.

Y para que sepas ponerle remedio.

Porque, así como no hace falta ser médico para tomar decisiones importantes sobre tu propia salud, igualmente, no hace falta ser arquitecto para seleccionar la empresa ganadora que te haga la mejor propuesta de obra para tu Casa.

De hecho, sería muy bueno (y bonito) que todas las personas tuvieran que escoger una empresa constructora en su vida. Porque hay muchas personas que no pueden elegir. Incluso hay muchas personas que no pueden tener una Casa.

Así que, ya que tienes esa oportunidad de vivir una experiencia única en Tu-Vida, no la desaproveches seleccionando la empresa constructora equivocada.

POR QUÉ TUVE QUE HACERLO

Porque tengo que ayudar a cuantas más personas, mejor.

Porque la Plantilla que tengo para Comparar Presupuestos está resultando muy útil, pero no es suficiente.

Porque no quiero que cometas los errores que todo el mundo tiene cuando se hace su propia casa. Tú NO.

Porque quiero que sepas ponerle remedio a tiempo (y no a destiempo).

Porque quiero que tengas criterios suficientes para tomar tus propias Decisiones.

Porque ir a la empresa constructora a «pedir consejo» o «pedir opinión», es como ir a preguntarle al lobo por dónde se va para la casa de tu abuelita ¿me entiendes?.  😉 

¿CÓMO ES ESTE CURSO PARA NOVATOS?

Las clases del curso son como conversaciones que yo mantengo contigo en las que te doy las recomendaciones imprescindibles que debes conocer y respondo a las preguntas que creo que tú me harías.

Algo que me preocupaba mucho mientras grababa las clases, es que el contenido se asimilara fácilmente por cualquier persona que no entienda nada de obras.

De hecho, en todas las clases teóricas  (salvo en la primera), no hablo de conceptos técnicos, ni de descripciones tediosas de obra. No.

Y como me supongo que al principio del curso es cuando más fuerte estás, y más receptivo, es cuando te explico los cuatro conceptos básicos que vas a tener que entender para manejarte en esto.

Pero no te preocupes, que es sencillo.

Y para que te sea todavía más “digerible” te hago una analogía. Algo así como “una Obra es como una Fiesta y un Presupuesto es como un Banquete”.

Porque los ejemplos con la comida y las fiestas son más “universales” y más fáciles de entender, no te parece?

En el caso de que tengas preguntas, a las que  no encuentras respuesta en los materiales del curso, para eso está el Grupo Privado de Facebook, en el que están todos los alumnos del curso que lo soliciten, y yo misma.

Así que, como puedes ver, el Curso tiene clases “conversacionales”. Pero también tiene clases prácticas en las que te voy aplicando todo lo explicado en las teóricas.

Verás que no es nada complicado. Sólo es que alguien te de unas pautas y luego tú haces todo lo demás.

Y NO TE LÍES MÁS DE LO IMPRESCINDIBLE

Esto de seleccionar la empresa constructora ganadora, no debiera ser una tarea que te llevase más tiempo del necesario.

En mi opinión,  es muy importante que hagas una buena elección, porque si metes a alguien que no te funciona como tú quieres, tú y la obra podeis sufrir mucho.

Así que, indudablemente es importante que hagas una buena elección de la empresa adecuada.

Pero no deberías desgastarte en ello. Esta tarea no debería tomarte más tiempo del necesario.

No quiero que le dediques tres meses a estudiar presupuestos.

¡Eso es mucho tiempo!

Esta tarea deberías poder hacerla en tres o cuatro días de trabajo. No más.

Y luego ya hablas con la empresa seleccionada (o empresas) para hacerle saber las mejoras que quieres que te hagan.  Que te contesten (en el plazo de una semana, no más). Y luego ya puedes decidirte por la empresa ganadora.

Como ves, en dos semanas puedes dejar despachado este asunto.

Y no quiero que le dediques más tiempo, porque no se lo merece.

Tus energías debes consumirlas en otras cosas.

Si Pablo (el de la conversación del principio) tuviese este Curso para Novatos, sabría qué conclusiones extraer de todos los presupuestos que tiene encima de su mesa.

Y también sabría qué contestarle a su mujer para convencerla de que la propuesta de esa empresa que parece seria y cuyo dueño es una excelente persona, resulta no ser la mejor para hacer la obra de su Casa.

Pero resulta que Pablo es un personaje ficticio aunque similar a muchos de los clientes que he tenido a lo largo de estos veintitantos años de trabajo haciendo casas o ayudando a las personas que se las quieren hacer.

Y este Curso para Novatos acabo de sacarlo. Así que nadie se ha podido beneficiar de él. Hasta ahora.

Porque Tú sí puedes. Así que no dejes pasar la ocasión.

El precio de este Curso tiene tres cifras y sólo voy a decirte que, si te vas a hacer una Casa con una empresa constructora y no compras este Curso, vas a perder mucho más dinero (de cuatro cifras en adelante). Eso seguro.

Si quieres saber más información sobre esto,  te puedes apuntar al Taller online que realizo regularmente clicando sobre la imagen a continuación

escoger constructor

Y AHORA HAZME UNA SEÑAL

Para que yo sepa que estás ahí, si este artículo te ha gustado, estaría bien que lo compartieras entre tu gente. Quizá le sirva a alguien más y ya sabes lo que pasa, que

Pero sobre-todo, sobre-todo, lo que más me interesa es que me contestes a estas preguntas:

¿hiciste obras en alguna ocasión?

¿cómo seleccionaste a la empresa que te las hizo?